Cuando conocemos los valores de las personas tenemos más oportunidad de que nos escuchen

Celebra Zoológico de Chapultepec nacimiento de Sicarú
Una actividad para dar a conocer la vida de las jirafas, en el contexto del nacimiento de una en el zoológico de Chapultepec. Fotografía: www.sedema.cdmx.gob.mx.

Las personas crecemos alimentando nuestras creencias y fomentando certezas con el fin de poder andar con un piso lo más firme posible. Los valores son una manifestación de esos aprendizajes, que se construyen no solamente a lo largo de varios años, sino en correspondencia, y coherencia, con nuestra experiencia individual, nuestra familia y nuestra sociedad abrigados por nuestra cultura. Si queremos promover nuevas actitudes, lo debemos hacer en coherencia con ellos.

La interpretación del patrimonio tiene un componente persuasivo, porque busca el fomento de acciones concretas en pro de la conservación del patrimonio cultural y natural como meta mayor, aunado a otras menores, que aluden a comportamientos más pequeños y específicos, a veces en el interior de un parque, de un zoológico o de un sitio cultural.

Nota de Investigación Arqueológica: “La Ciénega, Santiago Nuevo León” –  Coordinación Nacional de Arqueología
Un sitio arqueológico es dañado con graffiti. Este es un ejemplo de algo que se quiere evitar con comunicación persuasiva. Foto: Araceli Rivera.

Tanto para el logro metas largas como para el de objetivos cortos o más específicos, los intérpretes nos encontramos ante el reto constante de conectar de la manera más eficiente posible a la gente con los recursos que les presentamos. De una buena conectividad parte la posibilidad de promover las acciones y las actitudes deseadas, y en el camino las variables que hay que considerar están, casi en su totalidad, en la mente y en la experiencia (de vida y del contexto particular donde se encuentra con nuestros discursos), de nuestros visitantes. 

Con apoyo en ciencias del aprendizaje y del comportamiento, la interpretación como disciplina tanto de experimentación como de conocimiento avanza paso a paso. Dentro de los hallazgos relativamente recientes está justamente un cambio de perspectiva al integrar entre las variables de un posible mayor éxito, la relación entre los valores y las acciones que se promueven desde la interpretación. 

En los orígenes de la interpretación, el enfoque estuvo más cercano a la necesidad de traducción, fomentando que lo que se presentara fuese algo comprensible y disfrutable. 

Tal vez la parte de la traducción de la información es la menos problemática en términos técnicos: Se trataba de decir lo mismo pero con otras palabras, o con complementos de información, incorporando conceptos universales, así como circunstancias o ejemplos que permitan que la gente entienda. El segundo componente, el del disfrute, que está vinculado con el de “que le importe”, “que quiera saber más”, y más aún: “que le provoque internamente ganas de actuar”, es el verdadero y gran reto.

El tema de los valores entra a colación porque es la base sobre la cual la gente actúa en su día a día. El cambio en el desarrollo de programas de interpretación no es tan sutil como parece, dado que muchas veces el intérprete ha procurado emitir discursos promoviendo que la gente cambie acciones y actitudes sin considerar las causas por las cuales la gente actúa de una u otra forma.

En otro post referí al artículo de Ham Promoting Persuation in Protected Areas, que explora las razones que motivarían a la gente a actuar de determinada forma; en este post encontramos un complemento inescapable de revisar, que es el resultado de la investigación de Jeffrey Skibins, quien analiza la correspondencia entre los valores de los visitantes a un zoológico australiano y las actitudes que se promueven en los programas de interpretación para apoyar acciones para la conservación del famoso marsupial conocido como Demonio de Tasmania, mismo que está en peligro de extinción. 

En su artículo, nos regala algunas líneas para entender la relación entre los valores y las acciones de los visitantes, que podemos sintetizar extrayendo algunas de sus líneas: “Se ha demostrado que cuando se alinea la interpretación con los valores que subyacen en los visitantes, se incrementa la receptividad a los mensajes y se influencia positivamente el cambio conductual”.

Conocer los valores, entonces, se convierte en una prioridad. Sabemos que es mucho más difícil (por no decir imposible) que la gente cambie sus valores como producto de un programa interpretativo. Más realista resulta, sobre todo en metas que implican actitudes y acciones en el largo plazo, ver de qué manera los mensajes encuentran abrigo en la base sobre la cual las personas se desarrollan en su día a día. 

Una pregunta que nos podríamos hacer es ¿y cómo hacemos para conocerlos, sobre todo cuando nuestra respuesta a ese conocimiento es tan práctica como el desarrollo de un programa de interpretación? Para responderla, Jeffrey se apoya en otro investigador de nombre Scwartz, quien en 2006 publicó un artículo que parece haber tenido un eco en muchísimas áreas. En él propone una herramienta de identificación y análisis de valores de las personas con fines de aprovechamiento de esa información, mismo que posteriormente Jeffrey aprovecha para mostrar la aplicabilidad de los datos obtenidos en el desarrollo de planes de interpretación… ¡Una maravilla!

Swartz identifica lo que llama “diez orientaciones de valor personal”. Por cuestiones de espacio, solo referiré a dos que Jeffrey Skibins considera especialmente pertinentes en su relación con acciones pro-conservación. Estas dos orientaciones son lo que denomina la benevolencia y el universalismo. La primera se enfoca en el bienestar de aquellos con quienes la gente está en contacto frecuente y enfatiza la preocupación constante por el bienestar de otros y promueve comportamientos de apoyo y cooperación. Jeffrey extiende esta preocupación a una por la vida salvaje.

La del universalismo tiene su objetivo definitorio en la comprensión, apreciación, tolerancia y protección de la gente y de la naturaleza (¿o del entorno en general?). Los valores de universalismo se desencadenan a partir del reconocimiento de la escasez de recursos naturales, o de la destrucción del entorno y entran en contraste con el enfoque personalizado de la benevolencia.

Caja de donación con panel interpretativo en el santuario Healesville, Australia. Imagen tomada del artículo de Jeffrey Skibins.

Jeffrey nos brinda los resultados del análisis que hizo a una muestra de visitantes del zoológico, con el uso de la encuesta para identificación de los valores vinculados con estas dos orientaciones, y de ahí resulta una gran conclusión, que me permito citar:  “En el estudio, la mayoría de los visitantes tuvieron valores de conservación de moderados a fuertes, lo cual sería predictivo de percepciones positivas sobre la interpretación, la conectividad emocional y comportamientos pro-conservación. Sin embargo, los resultados sugieren que mientras los valores de los visitantes se alinean con sus percepciones sobre la interpretación, se reconocieron predictores muy débiles de intenciones de conductas pro-conservación”. 

Los resultados permitieron una aplicabilidad muy práctica: A partir de estos hallazgos, el zoológico tiene material para generar mensajes más fuertes para los nuevos visitantes que estuvieran originalmente vinculados con los valores específicos identificados. ¡La relación entre los valores y las propuestas de comportamiento y actitud pro-conservación resultó ser un gran tema sobre el cual merece muchísimo seguir la pista!

________________

Referencias:

Ham, Sam; Terry J Brown; Jim Curtis; Betty Weiler; Michael Hughes; Mark Poll (2009) Promoting Persuasion in Protected Areas. A Guide for Managers who want to use Strategic Communication to Influence Visitor Behaviour, Sustainable Tourism, Research Informing Planning and Practice. Australia. ISBN 978-192-152-175-1.

Rivera, Araceli (2017) “Nota de Investigación Arqueológica: “La Ciénega, Santiago Nuevo León”, consultado el 1 de noviembre de 2020 en https://arqueologia.inah.gob.mx/?p=1902.

SEDEMA Secretaría del Medio Ambiente (2020) “Celebra Zoológico de Chapultepec nacimiento de Sicarú”, en: sitio ofical de SEDEMA, 18 de enero de 2020. Consultado el 1 de noviembre de 2020 en https://www.sedema.cdmx.gob.mx/comunicacion/nota/celebra-zoologico-de-chapultepec-nacimiento-de-sicaru

Skibins, Jeffrey C. (2019) “The Devil Made Me To It”, en: Journal of Interpretation Research, Vol 24, Number 1, National Association for Interpretation, EBSCO: Colorado, USA.