Interpretación con Autenticidad: ¿Por qué es importante y cómo lograrla?

La gente que hace turismo cultural y natural gusta de sentir que está asistiendo a lugares que no están contaminados por intrusiones que no corresponden a lo que lo hace auténtico, verdadero. La sensación, sabemos todos, es una ilusión que viene acompañada de emociones que pueden llegar a afectar de manera muy impactante los resultados (el logro o no) de nuestros objetivos de interpretación.

Beamish, The Living Museum of the North - Coach Tours UK
Vivir una experiencia del pasado es algo que ofrecen lugares como Beamish Museum, UK. Fotografía tomada de http://www.coachtoursuk.com/beamish-living-museum-north/.

Lo auténtico es algo que ha sido estudiado desde muchos lugares. El ámbito de las experiencias es uno de los dos grandes protagonistas. Los motivos están muy bien fundamentados por las grandes implicaciones que esto tiene en el marketing. En las últimas décadas, los clientes de miles de empresas se sienten más beneficiados y satisfechos si reciben experiencias, más que productos.

En los lugares patrimoniales, las ventajas económicas de atender a la experiencia no han pasado desapercibidas. De ahí que los lugares que tienen interpretación viva sean tan exitosos. “Vivir” un momento en el pasado, o en otra cultura es, cuando se planea cuidadosamente, un evento que por el simple hecho de denominarse experiencia (aquello que el cuerpo y la mente experimentan), se convierte en algo mucho más fácilmente memorable. 

La autenticidad tiene mucho que ver con una palabra clave: Credibilidad. Si ponemos un poco de atención, nos daremos cuenta de que todo este asunto de la autenticidad tiene un importantísimo componente sobre la percepción de alguien que puede juzgar y considerar algo auténtico – o no.

Llamó mi atención, en este sentido, un número de Legacy, la revista de la National Association for Interpretation de los Estados Unidos, que en noviembre de 2014 dedicó su número justamente a este asunto. Como antecedente, valga mencionar que en nuestra arena, la interpretación del patrimonio, hay básicamente dos oportunidades para identificar en dónde se manifiesta la autenticidad, y en ambos se pueden presentar juicios:

  1. En los objetos o los elementos que presentamos.
  2. En lo que decimos sobre esos objetos. 

Los objetos y elementos que presentamos

De la Mona Lisa de Isleworth a la del Prado: el misterio de las otras "Giocondas" de Da Vinci
La Mona Lisa ha sido una de las obras que ha generado más controversia por la existencia de más de “una” original. Imagen tomada de magnet.xataka.com.

Jon Kohl, en uno de los artículos publicados en este volumen, recuerda un episodio en el cual se encontró con un grupo indígena en Kenia. El chamán, relata Kohl, tenía con él un teléfono celular. La imagen evidentemente chocaba con una de purismo indígena o aborigen. Quien viniese de fuera podría claramente juzgar ¡esto no es auténtico!, como si las sociedades tradicionales tuvieran la obligación de vivir sin aprovechar las conveniencias del contexto en el cual viven.

La autenticidad está muy vinculada con la experiencia, con el sentir interno de estar viviendo un contexto especial, diferente. Esta noción de autenticidad puede aumentar o reforzarse cuando una persona tiene acceso a algo que es auténtico en el sentido de original, a decir, que no es una copia. El sentimiento de estar en frente de una obra maestra de algún autor clásico es distinto cuando está acompañado de la palabra “reproducción”, o “copia” del original. La idea de ver un cuadro original está acompañada con una idea de ver no solo el objeto, sino al personaje famoso detrás de ella.

Lo que decimos sobre ellos

Otra forma de experimentar autenticidad es a través de aquello que los visitantes juzgan como información de calidad. Ello tiene relación con un evento que marcó un momento importante acerca de los discursos oficiales sobre el patrimonio. En 1994, en Japón se firmó un documento (El Documento Nara sobre Autenticidad), que respondía a la preocupación ante un problema que se presentaba justamente en el ámbito de la comunicación sobre el patrimonio. 

La representación de información disponible puede ayudar a reproducir contextos arqueológicos y darles un sentido de autenticidad. Huaca Pucllana, Lima, Perú. Foto: A.Jiménez.

El documento decía: “La presentación del patrimonio cultural, en todas sus formas y períodos históricos (que podríamos referir como comunicación o interpretación), halla sus fundamentos en los valores que en cada época se atribuyen al patrimonio. Nuestra capacidad para comprender estos valores depende, en buena parte, del grado en el cual las fuentes de información sobre estos valores puedan tomarse como creíbles y verdaderas. El conocimiento y la comprensión de estas fuentes de información en relación con las características originales y las derivadas del patrimonio cultural, así como de su significado, es un requisito básico para valorar todos los aspectos de su autenticidad”.

La preocupación estaba clara: Necesitamos contar con discursos más apegados a aquello que refleja lo que sabemos sobre ellos, a aquello que hace evidente su valor.

Si en interpretación partimos del hecho de que es importante apegarnos a la información, pero comunicada de una manera eficiente y acorde con las cualidades de una buena comunicación, podemos retomar propuestas de otros expertos. Mary Buchman, en el mismo volumen, nos presenta una excelente solución que encuentra coherencia y consistencia con documentos profundamente reflexionados como el documento Nara sobre autenticidad y otro más, que es la Carta de Burra, a la cual ya hemos hecho referencia antes.

Dice nuestra autora: “El primer paso hacia la autenticidad en un sitio que interpretamos es que los intérpretes se familiaricen con las características y cualidades (yo diría valores), del lugar. Ello ayuda a tener un mejor sentido del lugar. Revisar la misión puede ayudar, y si no la hay, hacer un poco de planeación previa para rectificar sobre qué es lo que lo hace único y excepcional, para entonces, comunicarlo con todas las herramientas interpretativas que tengamos a nuestra disposición” (Cfr.). 

La solución me parece formidable: Si queremos dar a la gente un sentido de autenticidad, entonces recurramos a lo que se sabe, científicamente, sobre el bien patrimonial. Divulguemos ese contenido, porque es justamente lo que le da su personalidad, su excepcionalidad, su sentido de originalidad. La historia de cada bien, así como sus cualidades, son sus verdaderos valores, aquellos que hacen de algo único e irrepetible. Los intérpretes debemos conocer muy bien el bien, tener un buen sentido de lugar, reflexionar sobre la misión del lugar (que suele estar respaldada por la investigación del mismo).

¿Lo auténtico es realmente auténtico?

La noción de autenticidad, en la vida real, es algo altamente controversial y que al depender tanto de la percepción, como científicos, hemos de cuidar. En el artículo de Jon Kohl, encontramos cinco ámbitos conforme se puede presentar en la mente de los visitantes:

a) En el ámbito natural, aquello no tocado por el hombre; b) en el ámbito original, lo que es original en su diseño, en ser el primero de su tipo, o nunca visto por ojos humanos (no una copia o imitación); c) en el ámbito excepcional, aquello que está hecho excepcionalmente bien; d) en el ámbito de la referencia, aquello que refiere a otro contexto, y que da una imagen de inspiración acerca de la historia humana; y e) en el ámbito de la influencia, aquello que despierta la influencia hacia otras entidades, con llamados hacia una meta mayor. 

A partir de ello, nos podemos preguntar: ¿Realmente hay algo no tocado por el hombre? Tanto en ciencias naturales como en sociales, sabemos que esto es realmente alejado de la realidad. 

Algunos investigadores han llegado al extremo de referir que no existe lugar no tocado por el hombre porque el ser humano ha generado consecuencias en todos los rincones de planeta, en lo que a la naturaleza refiere. En el aspecto cultural, los antropólogos son los primeros en identificar que no existen sociedades inconexas de alguna u otra forma con el mundo moderno.

Si lo vemos de esa forma, entonces habremos de iniciar desde una plataforma más realista, pero que más que desanimar habría de provocarnos a comunicar aquello que sí es auténtico, y que es el conjunto de valores intrínsecos que tiene el patrimonio independientemente de esta noción de contaminación.

De esta manera, estaremos relevando, con apoyo en los resultados de investigación, cualidades que hacen de nuestros bienes algo auténtico no necesariamente porque no estén influenciados por la modernidad, sino porque su historia les ha dado un carácter único e irrepetible.

____________

Referencias:

Buchman, Mary (2014) “Authenticity of Interpretation. An Existencial Perspective”, en Legacy. The magazine of the National Association for Interpretation. Noviembre / Diciembre 2014, Vol. 25, Número 6, Denver: NAI, USA.

Kohl, Jon (2014) “What Is Really Real”, en Legacy. The magazine of the National Association for Interpretation. Noviembre / Diciembre 2014, Vol. 25, Número 6, Denver: NAI, USA.

UNESCO (1994) Documento de Nara sobre la Autenticidad

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *